Noticias

Empatía y Vulnerabilidad

26 JunioMariana Jiménez Ojeda
Empatía y Vulnerabilidad
Empatía y vulnerabilidad

Hoy, desafortunadamente, nos encontramos en una situación que nos ha generado mucho dolor, ha afectado nuestra forma de vida en un sinfín de maneras, ha hecho que reconozcamos la fragilidad y la importancia de la salud mental, ha logrado que visualicemos nuestras acciones como parte de una comunidad internacional y nos ha inmerso en un sentimiento de vulnerabilidad simultáneamente.

Esta vulnerabilidad puede ser el efecto y al mismo tiempo la causa de la incertidumbre, del miedo, de la ignorancia y del rechazo. Hemos vivido incertidumbre en cada nota informativa, en las cuales se informa que se extiende el periodo de aislamiento y que los casos aumentan, hemos sentido miedo de enfermarnos y de perder a un ser querido, hemos vivido y sufrido por la ignorancia, hemos experimentado el rechazo.

Ahora imaginemos vivir en esa vulnerabilidad, tener que ser resilientes aún cuando nos falten las fuerzas para hacerlo. Muchas personas deben sobrevivir así por ser parte de lo que llaman “minorías culturales”. Desde mi punto vista, este término ni siquiera debería existir, pues la realidad es que es solo una excusa, consecuencia de la clara desigualdad de oportunidades que como sociedad se les impone. Es un juicio sofisticado que se desarrolló por la falta de empatía, de respeto y de humanidad.

Hoy conmemoro el 8 de marzo (Día de la Mujer), el 28 de junio (Día de la Comunidad LGBTT+), el 9 de agosto (Día de los Pueblos Indígenas) y tantos otros, no con afán de dar un valor especial sino reconociendo que todas y todos somos personas. Por lo que merecemos una igualdad de oportunidades lo cual significa eliminar el término minorías, eliminar la necesidad de políticas de inclusión y de tener que crear estos días; pero, sobre todo, eliminar el sentimiento de vulnerabilidad por ser auténtico y libre.

Hoy pido a cada persona que guíe su actuar con empatía y amor, es esto lo que nos va a llevar a un entorno de verdadera paz y libertad. Hoy ruego a aquellos que tienen la facilidad de mirar y sin dudar, emitir un juicio, que miren hacia dentro y reflexionen sobre lo complejo que es vivir siendo vulnerable, lo agotador que es ser resiliente cada instante de tu vida, y, en lugar de juzgar, se tienda la mano para ayudar a levantar.

Hoy, 28 de junio uno mi voz para que cualquier persona pueda vivir sin miedo, sin incertidumbre, sin dolor y sin rechazo; para que no existan juicios que afecten nuestras formas de vida, para que visualicemos nuestras acciones como parte de una comunidad y sobretodo para que la vulnerabilidad sea transformada por la empatía en un punto de unión, que como sociedad nos vuelva resilientes y nos permita levantarnos así en paz. Hoy sueño que las vulnerabilidades creadas por la sociedad sean solo un mal recuerdo del pasado y que cada persona tenga la libertad de vivir sin tener que lidiar con eso.

 


Solicitar informes

¿Te interesa cursar alguno de nuestros posgrados? Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo a la brevedad

ENVIAR DATOS
-